No es el niño, leches!

No soy muy dado a los exabruptos, ni leches es uno propio de mi tierra, pero, sinceramente, me salió del alma.Alma, en su sentido más banal, es de lo que carece nuestro sistema deseducativo, nuestro sistema orwelliano.Cuando asistes a una sesión de evaluación en la que una profesora trata de convencer a otros dos de que no aprueben a un alumno porque no está capacitado, siendo sus enrevesados “sentimientos” la medida de la…

Continuar leyendo: No es el niño, leches!

Fuente: Tic&Educación