Deberes sí, deberes no.

Los que peinamos canas vivimos una etapa escolar en donde los deberes eran algo cotidiano y que nadie cuestionaba. ¡Y pobre si no los hacías! La “pena” o el “reglazo” con la mano abierta no te lo quitaba nadie. Todavía recuerdo las “nalgadas” que me dio un profesor en cuarto de primaria por no saber hacer una raíz cuadrada. Y yo, mientras me daba tortazos, me preguntaba que para qué servía aquello, la…

Continuar leyendo: Deberes sí, deberes no.

Fuente: Tic&Educación